La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Des-pistados

Vivo enamorada de mi compañero de piso, no sé si lo sabe. Por eso, me acuesto con él todas las noches, le doy la mano, le acaricio el cuerpo, le rompo a besos, le ofrezco mi cuerpo.
Puede... que haya empezado a darse cuenta.
Ayer por la mañana decidió traerse una amiga a casa.

No hay comentarios: