La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Albóndigas

Hoy he preparado mis primeras albóndigas y, la verdad, he de decir que han salido riquísimas. Las lentejas y las patatas con carne también están dominadas ya.
¡Pero la verdad es que me sigue sin gustar cocinar!

No hay comentarios: