La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Tener y ser

Tengo una cama nueva donde mimarte,
en la que esparcir mis sueños mientras tú me miras.
Tengo un sofá distinto para escucharte,
para sonreirte y poblarte de besos.
Tengo una ducha extraña, de la que sale el agua muy fría
pero se calienta con nuestros cuerpos.
Tengo una mesa diferente para ganarte al trivial,
para ganarme tus abrazos, para retarte a la vida.
Tengo nuevos cajones llenos de lindos propósitos,
de estupendos momentos, de gratos recuerdos.
Tengo muchas cosas pero nada es mío.
Lo que soy lo llevo puesto y con eso es con lo que intento conquistarte.

No hay comentarios: