La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Noches de marejada

Ojalá hubiera podido dormir contigo y no en contra de ti.
Hay instantes en los que los miedos nos ciegan de tal manera
que enmudecen todos los besos que nos debemos.
Decidimos complicarnos,
perdernos en una marejada de inseguridades que no nos pertenecen,
que nos alejan de quienes somos, de lo que sentimos.
Nos sobran los motivos para amarnos
en la felicidad,
en la facilidad.
No es necesario correr en dirección contraria a nuestros sueños.

2 comentarios:

tagskie dijo...

hi.. just dropping by here... have a nice day! http://kantahanan.blogspot.com/

Burbuja dijo...

si el miedo te hace ir justo en la dirección contraria... y lo peor es si te convence

he llegado a tu blog buscando micropoemas de Ajo jajaja
saludos