La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Mi cuerpo en verano

Mi cuerpo es de arena y danza con el viento.
Mi cuerpo que se desparrama, se torsiona y se rompe en mis pedazos
que acaban enfrentados a las olas del mar.
Allí donde el silencio sólo se ve destrozado por el ruido del agua machacando las rocas.

1 comentario:

David dijo...

Eres la playa :-)