La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Amor, vengo a decirte...

Existes y lo creo porque te toco, porque te siento, porque te abrazo y no desapareces.
Comparto contigo tiempo y siempre encuentro un motivo más para estar orgullosa de ti y enamorarme todos los días al levantarme.
Es fabuloso porder acercarse a ti y descubrir tantas cosas lindas que no exhibes y que sólo se reconocen cuando dejas que se achiquen las distancias.
¡Amarte por quien eres, sin duda!

No hay comentarios: