La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Compinche

Mi boca que a veces se equivoca,
Mi tiempo que a veces se disloca.
Tú, tendiéndome la mano desde la cama,
donde el mundo duele menos,
donde los miedos gritan menos.

No hay comentarios: