La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Contigo

Estoy contigo.
Te miro y sonrío, es automático. Sucede así, no es intencionado pero las mariposas se revolucionan cuando te beso, cuando te acaricio, cuando te abrazo y el tiempo se para entre tu pecho y mi cuerpo.
Estoy a tu lado.
Siento que puedo superar todos los obstáculos y que no existe el miedo.
¡Gracias!
Disfrutar cada instante y besarte.

No hay comentarios: