La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Vamos a bailar fados

Hace tiempo comentaba de forma misteriosa que tenía un destino más al que viajar en Diciembre. Pues ya lo puedo descubrir. Me voy a Lisboa. No lo pude decir hasta ahora porque era una sorpresa para ese chico con el comparto sueños una noche sí y otra también (sea a dos centímetros de distancia o a dos kilómetros).
La verdad es que me hace una ilusión enorme este viaje. Él no ha estado en esta linda ciudad nunca y yo cuando estuve por allá era bien pequeña. Hacía tiempo que quería regresar y creo que voy con la mejor persona que me puede acompañar, en este viaje y en la vida.
Gracias por este tiempo a tu lado, sin miedo, sin exigencias, sin lamentos, sin quejas.

No hay comentarios: