La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

No sólo vivo del aire.

La vida sonríe y yo con ella.
Me duele el cuerpo, todo el cuerpo. ¿De qué?
De disfrutar ni más ni menos, de vivir un concierto estupendo de Extremoduro.
No podía tener mejor compañía, una rubia loca con la que ya he compartido muchas batallas. También estaba por allí un chico estupendo.
No necesito mirar al pasado para verme feliz.

No hay comentarios: