La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Cerraduras

Dejé de buscar huecos por los que colarme en tu vida,
porque encontré cerrojos (garantizados)
con los que clausurar todos los espacios que nos unían.

No pido que me comprendan,
sencillamente que me respeten.
No exijo que sean como yo,
pero, al menos, que no me hagan daño,
que no me traten como si mi dignidad
fuera el felpudo que adorna
las entradas de algunas casas.
No, no me equivocaría otra vez.

No hay comentarios: