La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Me río, es más sencillo es más dichoso

Un gato negro que se interpone en mi camino.
Un amigo que enferma y no puede venirse al concierto de Bunbury
y... dos días de 12 horas de curro seguidos.
¡Bueno esto es lo que se llama un día de suerte pero yo no voy a dejar de seguir sonriendo!

No hay comentarios: