La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Buenas Nuevas

A veces, el tiempo intenta traerte las ruinas de otras ciudades. Intenta herirte, pero, sin darse cuenta, te reafirma, aún más, en las nuevas aventuras que has emprendido.
Dejar de ser un fantasma y ser una realidad que puede sentir y moverse, incluso patalear.
Sentirse cada músculo, sentirse palpitar, sentirse.

No hay comentarios: