La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Ahora que Venus está en su máximo esplendor

Gracias por comenzar este otoño conmigo,
por ser luz y calor en este día que arranca con lluvia y en tonos grises.

1 comentario:

David dijo...

No sé a quién van dirigidas las gracias, pero si Venus está en su máximo esplendor, Marte tampoco se queda atrás.