La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.
Píntame de colores el cuerpo,
acaria mis miedos,
comparte mis metas y mis sueños.
Mánchate las manos construyendo el futuro conmigo,
poniendo ladrillos,
serrando barreras.
Y respira, respira a mi lado,
que sienta tu calor, que sienta el fuego de tu cuerpo en mis costuras.
Apriétame en las noches de tormenta
y en los días de tespestades.
Tengo miedo, siempre el miedo.

No hay comentarios: