La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Esas cosas que se encuentran por puro azar


No estoy haciendo publicidad de este periódico. Sólo me ha resultado curioso encontrarme con este cartel leyendo alguna información sobre esos meses convulsos de 1936.

No hay comentarios: