La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

La noche en vela

Contigo siempre es tiempo de sueños.

Está tu mirada en mi espalda y el deseo salta sobre mí para conquistarme sin restricciones.

La pasión se desparrama sobre tu colchón. Estamos tú y yo, desnudos y encajados.

Me gusta dormir tan poco.

¡Imposible estar tranquilos!

No hay comentarios: