La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Más sobre la Felicidad

Un momento de reflexión: nuestros diarios.
La charla en Santos Atahualpa.
Esos caballos que nos acompañaron y esos chiquillos traviesos.
En las cataratas.
Nuestro trabajo en El Naranjal.

No hay comentarios: