La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Vamos a deleitarnos

Aterrizar todas las noches cerca de tu cuerpo, de forma que podamos combatir el frío con palabras almidonadas y alfombras de cariño.
Bailar, volar, besar. Cuando te tomo la mano sólo preciso conjugar estos verbos para saborear infinitos regalices.
No necesito hablar del futuro, sólo deslizarlo suavemente entre mis labios.

No hay comentarios: